Cuentan que cuando Jan Blomqvist era chico no lloraba, sino que cantaba. Fue entonces que sus padres decidieron alentar sus talentos naturales comprándole una guitarra y haciendo que escuche todo tipo de música. Afortunadamente o no, nunca lo aceptaron en la banda de su escuela, lo cual no le molestó tanto, ya que formó la suya. En su banda, sus integrantes eran libres de tocar lo que querían y los géneros predilectos eran el grunge melódico y el punk rock. A pesar de que la banda tenía éxito, Jan no veía esta veta como una carrera, él quería dedicarse a las ciencias. Sin embargo, años más tarde, mientras estudiaba tecnología aeroespacial, comenzó a familiarizarse con DJs de Techno, y descubrió que la música sí podía ser su profesión.

Trabajó como bartender los fines de semana para poder pagarse sus «viajes educativos» a recitales de Radiohead, por ejemplo. Estas experiencias despertaron en él la necesidad de generar en las pistas de baile un clima afín al de los conciertos en vivo.
En 2011, tuvo su primera gran oportunidad en el Fusion Festival donde tocó frente a 3000 personas. A esto le siguieron dos lanzamientos para los sellos Dantze y Stil Vor Talent Records. Más tarde, un video de un concierto que grabó en vivo en una terraza se hizo viral en YouTube con más de 2 millones de reproducciones.

Además de sus giras y las diversas colaboraciones en las que participó, Jan Blomqvist disfruta de trabajar en el estudio de grabación. Para él, es el espacio en donde se plasma su experiencia de tocar en vivo. Su primer álbum le tomó todo el tiempo que consideró necesario, ya que las cosas hechas a medias no van con él. Fue así como llegó, luego de un largo proceso creativo, su álbum “Remote Control”. Éste significó el comienzo de su propio viaje musical en 13 fantásticos tracks, cuyas letras tienen un toque de Portishead, una pizca de R’n’B y Radiohead, por supuesto.

Con su banda “BLOMQVIST» inventaron un nuevo género al que llamaron «Concert Techno»: su voz melancólica, las melodías introspectivas, las letras un tanto oscuras y varios artistas ejecutando diferentes instrumentos musicales en vivo.
En las presentaciones con su banda el sonido es más electro-pop, a diferencia de cuando se presenta solo con un show vocal techno.

Pero… ¿cómo definir su estilo? Mejor en sus propias palabras: «Es ese sonido imperfecto lo que nos caracteriza. Un sonido emotivo, honesto, auténtico, detallista, a veces atonal, pero por sobre todo indiferente a las reglas. Porque, la mayoría de las veces, esa nota imperfecta es la que te da escalofríos».