Âme es un dúo de música House conformado por los alemanes Frank Wiedemann y Kristian Beyer. Se conocieron en la disquería de Beyer llamada «Plattentasche» en el año 2000 en la ciudad de Karlsruhe, Alemania. Comenzaron a producir independientemente en el 2001 y dos años más tarde, comenzaron a hacerlo para el sello Sonar Kollektiv.

Se abocan principalmente a explorar los límites del género y a deconstruir composiciones clásicas para convertirlas en singles o remixes. Su estilo está influenciado por artistas como Stevie Wonder y Herbie Hancock; los sellos WestEnd Rec. y Transmat; y el sonido de Detroit, el House parisino y el dub underground de Berlín.
Su EP «Rej», editado por Innervisions, fue un éxito masivo entre 2005 y 2006. El re-edit del tema «Where We At» fue catalogado como mejor EP de 2006.

Se caracterizan por un sonido único más conceptual y visceral, producido en igualdad de proporciones para pensar y para bailar. Saben combinar sus capacidades para producir y para leer pista, labor que hacen con una profundidad que sorprende a quienes se encuentran en ella. Lo que suena en las pistas, depende de qué integrante del dúo Âme esté liderando la cabina esa noche. Si es un DJ set Kristian será quien tome el mando, pero si es un live set, será el turno de Frank.

Innervisions, sello que dirigen junto a Dixon, es conocido por su riguroso control de calidad. Esto se traduce en pocos lanzamientos por año, para cuyo packaging colaboran diversos artistas visuales. Beyer y Dixon son los encargados de buscar artistas emergentes, entre ellos estuvieron artistas como Recondite, Rampa, y Trikk. Innervisions también se ocupa de la distribución física y digital de todas sus producciones musicales.

El dúo Âme tiene como principal tarea promover el futuro del House. Lo hacen lanzando tracks seleccionados con mucho esmero, y forjando una relación directa con sus admiradores que visitan su disquería MTN, Muting The Noise. Este negocio tiene una especie de impronta clandestina, no cuenta con carteles que indiquen su ubicación, sólo asisten aquellos que saben de su existencia. Su creador, Kristian Beyer, describe el local como un lugar atípico, ya es también su espacio creativo, donde el público también los puede ver trabajar.

Con más de 17 años trabajando juntos, este dúo vanguardista sigue creando piezas emotivas y bailables que no dejan de maravillar a quien los escuche.